Medidas ante una epidemia transmitida por vectores

Moscas, mosquitos, cucarachas, ratas, chinches o garrapatas conviven con el hombre y pueden convertirse en transmisores potenciales de enfermedades. Son los vectores, un amplio grupo de artrópodos y roedores que, en muchas ocasiones, encuentran su hábitat en el entorno urbano de las ciudades.

Estos vectores transmiten la enfermedad picando a una persona portadora e inoculando posteriormente la enfermedad al picar a otra sana. Los vectores pueden actuar de dos formas:

-Vector activo. El vector transporta al parásito causante de la enfermedad dentro de su cuerpo, donde sufre alguna etapa de su ciclo vital, inoculando posteriormente las formas infectantes en la saliva -en el caso de mosquitos o moscas- o por regurgitación -pulgas- durante una picadura o al depositarlas por las heces – chinches o piojos- sobre la piel y penetrar en el organismo a través de las heridas provocadas al rascarse.

-Vector pasivo. Este tipo de vector transporta en su cuerpo el organismo infeccioso y lo deposita sobre el individuo sano susceptible de contraer la infección.

Enfermedades transmisibles por vectores

Los vectores son los responsables de la transmisión de la mayor parte de las grandes epidemias del hombre. En los países desarrollados, la mayoría de las enfermedades transmisibles por vectores han disminuido su incidencia y letalidad en los últimos 150 años. No ocurre lo mismo en los subdesarrollados, donde todavía se dan cifras elevadas.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), actualmente más del 17% de todas las enfermedades infecciosas responden a enfermedades transmitidas por vectores, provocando cada año más de un millón de muertes. Además, más de 2.500 millones corren el riesgo de contraer dengue, mientras que el paludismo se cobra cada año la vida de 400.000 personas, principalmente niños menores de cinco años.

Respecto a la leishmaniasis, la esquistosomiasis y la enfermedad de Chagas, estas afectan a cientos de millones de personas en todo el mundo, según las mismas fuentes. La enfermedad del sueño, la fiebre amarilla, la rabia, triquinosis o tifus exantemático son otras de las enfermedades parasitarias e infecciosas transmitidas por vectores.

¿Formas de transmisión vectorial?

La transmisión vectorial puede tener lugar de dos formas diferentes:

-De forma mecánica o forésica. Esta se da cuando el vector se limita a trasladar al agente infeccioso desde las secreciones, excrementos, basuras, alimentos o superficies, bien por contaminación de sus patas, antenas o trompa, o por el paso del tracto gastrointestinal y eliminación en las heces, llevándolo luego a la piel o mucosas.

-De forma biológica o metaxénica. Se da cuando es necesario que se multiplique o se desarrollen algunas fases del ciclo biológico del germen en el organismo vector, antes de que este pueda transmitir la forma infectante al hombre o animal. El vector transmite la enfermedad metaxénica tras un periodo de incubación tras adquirir el agente infeccioso.

Cómo intervenir ante un brote epidémico transmitido por vectores

Un brote epidémico puede derivar en una epidemia de grandes dimensiones, por lo que es necesario frenarlo tan pronto como se conozca. Ante la aparición de un brote transmitido por vectores, los programas de intervención sanitaria permiten prevenir la propagación de las enfermedades transmisibles mediante la vigilancia y el control de enfermos y personas expuestas, así como la eliminación de focos y reservorios.

Entre las medidas de prevención y control de un brote epidémico encontramos:

-Diagnóstico médico presuntivo

-Notificación urgente al nivel sanitario inmediatamente superior de los casos bajo sospecha clínica durante la semana en curso

-Toma de muestras de enfermos y medio ambiente, si procede, para su verificación por el laboratorio

-Aislamiento preventivo de casos bajo sospecha

-Investigación epidemiológica del brote

-Confirmación del brote

-Cálculo del riesgo, magnitud o efecto

-Toma de medidas de control

Medidas a tomar ante una epidemia transmitida por vectores

No obstante, ante una epidemia transmitida por vectores, existen varias medidas que se deben tomar lo más rápido posible, y éstas son:

-Vacunación masiva, si hay vacuna y es eficaz

-Quimioprofilaxis ante algunas enfermedades

-Búsqueda de la fuente de infección y vectores

-DDD

-Cierre de algunos establecimientos públicos

-Información y educación de la población

-Restricción o supresión de reuniones humanas y de animales

-Investigación de casos

-Estudios inmunológicos e histopatológicos en animales sospecha de reservorio

-Medidas internacionales en caso de alerta de la OMS

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: