Geles para controlar Cucarachas

Cada vez es más habitual recurrir al uso de geles para controlar cucarachas y poner fin así a las tan molestas plagas tanto en el ámbito de la sanidad alimentaria como en el de la sanidad ambiental. En el mercado a día de hoy encontramos una gran cantidad de geles eficaces para controlar estas plagas.

Geles para controlar cucarachas

Es importante aclarar que los geles para el control de plagas de las cucarachas no deben llevar principios activos repelentes, sino que es importante que entre los ingredientes de estas formulaciones en gel nos encontremos con componentes atractivos para las cucarachas que además deben tener resistencia a la desecación por lo que deben tener un alto grado de humedad.

Algunos de los geles para controlar cucarachas que nos encontramos a día de hoy en el mercado, cuentan con estos ingredientes no repelentes como son el imidacopril, la hidramtilnona y el fipronil. En otros países europeos también encontramos geles con ácido bórico y con abamectina, que es un derivado de sustancias naturales que encontramos en los hongos. Hasta el día de hoy no han aparecido resistencias a estos ingredientes en las distintas especies de cucarachas contra las que se utilizan estos geles.

En cuanto a los ingredientes alimenticios que recordamos, deben ser atractivos para las cucarachas, en su origen, los geles contra las cucarachas recurrían a glucosa, fructosa y polisacáridos, pero en la actualidad encontramos con que los principales ingredientes que llevan los geles contra las cucarachas están compuestos sobre todo por grasas saturadas, proteínas, elementos enriquecidos con calcio y otros ingredientes y componentes que los fabricantes no facilitan ya que parte de la eficacia de los geles contra las cucarachas reside en estos ingredientes alimenticios atractivos.

Otro elemento fundamental a tener en cuenta es la capacidad que tienen estos geles para permanecer estables y no modificar su textura a pesar de las diferencias de temperaturas y de humedad. La formulación en gel permite una liberación paulatina de la humedad que contiene y en cada situación concreta de temperatura y humedad ambiental el gel tendrá una duración determinada, algo muy a tener en cuenta. Así habitualmente las cucarachas suelen aparecer en ambientes más bien húmedos en los que suele haber materia orgánica en descomposición. Así, si colocamos cebos en ambientes secos, se puede recurrir a las cajas portacebos específicas que permitirán mantener el gel sin variaciones durante un período de tiempo superior.

Ventajas de los geles contra las cucarachas

El uso de geles para el control de cucarachas, no es el tratamiento único para acabar con las plagas de cucarachas sino que debe entenderse dentro de los programas que abarcan los principios de control integral de plagas. Así se hace totalmente necesario la realización de inspecciones, el establecimiento de sistemas de monitoreo que nos indicarán cuáles son las medidas a tomar en cada situación para el control de las cucharachas.

Conviene recordar que la utilización de geles contras las cucarachas no es una solución mágica en todo momento, y en algunas instalaciones se han aplicado y no han resultado eficaces. Esto se debe principalmente a que quizás estos cebos se han colocado lejos de los puntos de infestación, o se ha producido una inadecuada dosificación y frecuencia de los cebos. De ahí que sea importante recalcar que deben formar parte de un plan integral para controlar las cucarachas y que es importante conocer cómo integrar los geles contra estas plagas dentro de dicho plan.

Es importante también seguir las recomendaciones que realiza el fabricante en cuanto a la dosificación, así como colocar los geles para controlar cucarachas cerca de cualquier pequeño foco ya que las cucarachas pueden sobrevivir en áreas de espacio muy pequeñas.

Realizar tratamientos sin olores, sin mezclas, con eficacia, sin plazos de seguridad son algunas de las ventajas que ofrece el uso de geles contra las cucarachas. Aunque es un sistema que puede tener alguna contrapartida como son las variaciones en la estabilidad dependiendo de la temperatura y la humedad. Aún así los geles para el control de las cucarachas ganan cada vez más adeptos a día de hoy entre los profesionales del sector. Pero conviene recordar que no hay una única solución para todo tipo de situaciones, así que cada situación que nos encontremos deberá ser analizada y estudiada para aplicar las mejores y más eficaces soluciones.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: