Las enfermedades de las palomas, un problema de salud pública

Resulta complicado pensar en una gran ciudad sin palomas. Estas aves han formado parte de los núcleos urbanos, prácticamente, desde que estos comenzaron a existir. De hecho, en muchas ocasiones la presencia en bandadas de estos pájaros ayuda a hacer el paisaje más bucólico. 

Las enfermedades de las palomas

Ahora bien, cuando la población de palomas aumenta en demasía, y de forma descontrolada, puede suponer un problema para el patrimonio arquitectónico. Hay que tener en cuenta que sus excrementos son corrosivos, y que, por tanto, no solo causan inconvenientes higiénicos sino que además pueden causar, a la larga, grandes desperfectos en fachadas y azoteas. 

También cabe destacar que  un gran volumen de esta especie puede ser también enormemente perjudicial para la salud  del ser humano. No en vano se estima que el contacto directo con las palomas puede causar más de 40 tipos de enfermedades. De entre todas estas patologías las más destacadas son la salmonella, criptococosis, gripe aviar o la psitacosis. Además, las palomas pueden ser portadoras de parásitos tales como chinches, garrapatas o piojos. 

En la actualidad, cada vez son más las instituciones que están tomando conciencia de esta situación. A este respecto, en muchos lugares se ha prohibido alimentar palomas, multando a aquellos que así lo decidan hacer. 

Trucos para ahuyentar a las palomas

Cuando su número no es demasiado elevado existen algunos trucos para ahuyentar a las palomas. Entre los más populares están:

  • Espantapájaros: aunque no hace falta tener un muñeco de paja con sombrero, como en las películas de la América profunda. Basta con cualquier elemento visual que disuada a las palomas de aterrizar sobre una superficie determinada. Uno de los elementos más comunes  son los CDs colgados por un hilo donde el sol reflecta y asusta a las aves. 
  • Evitar que se posen: por ejemplo con elementos punzantes. Aunque no es la única alternativa, también se puede optar por un suelo resbaladizo o poco firme.
  • Cubrir una determinada zona: ya sea con una funda un una tela. De esta forma se evitaran los excrementos de los pájaros. 

Si lo anterior no funciona será inevitable pedir ayuda profesional y optar por soluciones más drásticas. Algunos ejemplos de esto son el ahuyentador de palomas por ultrasonidos, cetrería o sistemas electroestáticos.

Los especialistas de Best Control cuentan con una gran experiencia haciendo frente a las plagas de palomas. Es por ello que, si necesitas de nuestra ayuda para evitar los efectos adversos que provocan estos animales en el entorno humano, ¡llama o escríbenos! No dudes en solicitarnos presupuesto, sin compromiso.

Deja un comentario